Leni Riefenstahl … EL TRIUNFO DE LA VOLUNTAD

No estamos frente a una película, estamos frente a un panfleto propagandístico, audiovisual, con muy altas expectativas. La obra de Leni Riefenstahl nos desvela lo que vendrá en un futuro, vemos a un partido político que, según el Führer, “no es Alemania, pero pretende serlo”. Este documental utiliza todos los elementos a su alcance, a 24 fotogramas por segundo, para ensalzar la figura de Hitler, tanto elementos verdaderos como falsos. La elección y secuencias de planos están sin duda muy bien estudiadas por la directora, alternando contra-picados de Hitler, otros de primer plano de gente anónima del público, luego planos generales para ver la magnitud del publico aclamante y otras muchas combinaciones que no hacen más que, como he dicho anteriormente, ensalzar la figura de quien encabeza el partido y de sus camaradas.

El documental nos narra, de manera secuencial, el VI congreso del partido Nazi en 1934 en la ciudad de Núremberg. Quiere hacer ver a toda Alemania la concentración del partido y así, mostrar su fuerza. Llega a la ciudad, descendiendo de los cielos en avión, como si del Mesías se tratara, y monta en un coche, evidentemente alemán, de la marca Mercedes, donde empieza un paseo triunfal por las calles de la ciudad mientras la multitud lo aclama. Puede que se sienta un héroe, las imágenes así lo muestran, él esta convenido de que es lo que Alemania necesita, y así se comporta.

A continuación tienen lugar los actos del Congreso, viendo también los campamentos de las juventudes Hitlerianas repletas de rubios atléticos que lo darán todo por su patria. Varios miembros aparecen, convenientemente anunciados con un rótulo a modo de cine mudo, repitiendo en cierto modo lo que los allí presentes quieren escuchar “Alemania unida jamás será vencida” Más tarde toca persuadir a los mas pequeños, simples niños que aguardan en el estadio de la ciudad a la espera de las palabras del Führer. El estadio era el escenario predilecto de Hitler para celebrar sus multitudinarias marchas y concentraciones. El estadio está en la parte centra de un inmenso complejo diseñado por el arquitecto estrella de los nacionalsocialistas, Albert Speer. Hitler había encomendado a Speer hacer de Núremberg la “ciudad del movimiento”. Como en ninguna otra ciudad alemana se ven hasta hoy los planes urbanísticos y arquitectónicos del Tercer Reich, con sus obras monumentales en edificios, plazas y tribunas que debían ilustrar la invencibilidad del movimiento nacionalista alemán.  

El documental llena sus 114 minutos de duración con mas muestras de poder y totalitarismo, con esa idea de individuos uniformados por igual, sin distinción de categorías sociales o territoriales, que juntos lucharán por devolver la paz a Alemania y siempre seguirán existiendo en el corazón de Alemania, aun cuando mueran por defender su patria.

Todo esto hay que verlo desde la perspectiva de una Alemania herida, y con la idea de que quie sale en las imágenes es un “pre-hitler”, tal como entendemos hoy en día, pero que sin duda tiene en la cabeza la idea de que hacer para que Alemania perdure, unida y fuerte.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s