La Kermesse heroica

La Kermesse heroica es una comedia francesa ambientada en el siglo XVII en una pequeña villa de Flandes, en esa época bajo dominio español. Sin dejar de valorar el carácter satírico que caracteriza la obra, en la que su autor, Jacques Feyder, trata el tema del valor, el honor y la guerra de una forma muy cómica, esta película de 1935 nos sitúa en un contexto histórico de guerra. La Guerra de Flandes.

descarga.jpg

Esta lucha enfrentó a 17 provincias de los Países Bajos contra la Monarquía Hispánica y duró desde 1568 hasta 1648. Es en el transcurso de este periodo en el que se ambienta la película, en concreto en el año 1616 cuando un batallón de tercios españoles, capitaneados por Pedro de Guzmán, I duque de Olivares, informan a la villa de Boom que ha de acogerlos durante una noche.
La llamada Guerra de los Ochenta Años por la historiografía neerlandesa, era determinante para la conservación, no sólo de un patrimonio muy significativo de los monarcas españoles de la Casa de Austria, sino también para la propia estructura económica, política y estratégica de la Monarquía Hispánica. Las rutas de abastecimiento de productos de lujo como textiles, tapices, libros, grabados y pinturas entre otros y el abastecimiento de grano del Báltico y de materiales esenciales para la construcción naval o para el armamento, pasaban necesariamente por el control de los Países Bajos. Estos ofrecían también un acceso privilegiado a un importante mercado de consumidores urbanos.

Como vemos, el conflicto empezó por la motivación de estas provincias en conseguir su independencia del Imperio Español, motivación finalmente conseguida tras la Paz de Westfalia. Las provincias consiguieron no solo su independencia, sino un auge económico y cultural, y un gran prestigio para su armada y flota mercante. Sin embargo, para España esta independencia supuso todo lo contrario; una gran pérdida de prestigio y una desestabilidad económica que llevó a la caída de la economía española.

Los siglos de la Alta Edad Moderna fueron tiempos de intensos conflictos. Se ha calculado que en el siglo XVI hubo menos de diez años de completa paz, y que en el siglo XVII sólo hubo cuatro. Indudablemente en esta época se fortaleció el vínculo entre la acción de la guerra y la estructura del estado, pues la construcción y el mantenimiento de grandes ejércitos desarrolló tesorerías y sistemas fisco-financieros, órganos de administración y de gobierno. Las innovaciones militares experimentadas en la forma de hacer la guerra desde el siglo XV tuvieron un fuerte impacto en la vida económica, política y social de la Europa del Renacimiento.

Ya Nicolás Maquiavelo en su Arte de la guerra (1520-1521) percibió estos cambios y vaticinó algunas de sus consecuencias. Para el florentino, las victorias de los piqueros suizos sobre la caballería borgoñona de Carlos el Temerario contenían una doble lección: la infantería había derrotado a la caballería y la cantidad había superado a la calidad. En la película puede apreciarse el detalle de la cantidad de infantería de las tropas del Duque de Olivares. El crecimiento del tamaño de los ejércitos fue debido a las innovaciones tácticas y estratégicas que primaron a las concentraciones masivas de tropas, y fue posibilitado por unos estados que iban incrementando paulatinamente sus capacidades de movilización, organización, avituallamiento y paga, para disponer de fuerzas semejantes.

Un hecho característico, que es el que da origen al argumento de la película, es la costumbre del alojamiento de las tropas durante el Antiguo Régimen. Aunque está aún poco estudiada por la historiografía española, sí sabemos que creó una importante conflictividad entre la sociedad y el ejército. Los habitantes de Boom intentan evitar, a toda costa, que las tropas del Conde de Olivares pasen la noche en su villa, tal es su afán que incluso el burgomaestre se hace pasar por muerto. Aunque en la película se trata el tema de manera bastante cómica, y al final acaba siendo una “gran noche” para algunos de los personajes, el hecho de montar toda la parafernalia para evitar esa estancia nos hace ver este carácter conflictivo que tendría el alojamiento y alimentación de los ejércitos, ya que no existían cuarteles (que no se empezaron a construir hasta el siglo XVIII en España y Europa) y las autoridades militares tenían serios problemas para alojar a las tropas en movimiento, sobre todo cuando se trataba de contingentes de gran tamaño.

El promedio de efectivos del ejército de Flandes durante la mayor parte de la Guerra de los Ochenta Años fue de 65.000 hombres, aunque en algunos momentos llegó a contar hasta con 85.000. En su mayor parte, estaba compuesto por tropas alemanas y de los Países Bajos, con contingentes menores de infantería española, italiana, borgoñona y británica. Los contingentes españoles e italianos llegaban a Flandes a través del llamado camino español, que partía por mar desde Valencia o Barcelona para desembarcar en Sicilia o Nápoles y remontar a pie la península italiana hasta los pasos de los Alpes a través del territorio de Suiza, para luego seguir camino hacia el norte por el curso del río Rin. Del alto coste que suponía el hecho de poner una pica en Flandes deriva el uso de la expresión actual en castellano.

Así pues, en la película podemos ver reflejados diferentes aspectos, tanto de la sociedad del Antiguo Régimen, como de la organización y movimiento de los ejércitos europeos en las numerosas contiendas que se dieron en los siglos de la Edad Moderna, de una forma cómica y en cierta manera, con un alegato feminista, que no dejó indiferentes a los espectadores de 1936 cuando, por ejemplo, fue estrenada en España (siendo prohibida posteriormente durante la dictadura).
Bibliografía
– Alcalá-Zamora y Queipo de Llano, J. (2001): España, Flandes y el Mar del Norte (1618-1639), Planeta, Madrid.

– Cascarro Martínez, A. (2010), Conflictos y sociedades en la historia de Castilla y León, Universidad de Valladolid.

– Floristán A., et al. (2002), Historia Moderna Universal, Planeta, Barcelona.

– Parker G., (1986), La revolución militar, 1560-1660. ¿Un mito?, Madrid.

– Parker G., (2010). El ejército de Flandes y el Camino Español, 1567–1659, Alianza Editorial, Madrid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s