No somos angelitos

Justo Serna

imageCuando hablamos de la clase política solemos despotricar con mucha afectación. Tienen sus propios intereses, se mancomunan y nos manipulan, señalamos.

Nos ponemos divinos y juzgamos muy severamente a quienes nos gobiernan y a quienes nos representan. Que si son unos incompetentes; que si son unos derrochadores; que si son unos corruptos.

Nos quedamos muy tranquilos con tanto aspaviento: conformes con la buena conciencia, con la denuncia de los ineptos y con la generalización. Somos unos angelitos, vaya.

Acabo de leer el último volumen que firman al alimón César Vidal y Federico Jiménez Losantos. ‘La libertad tiene un precio’, se titula. Nada menos…

Aparte de las resonancias cinematográficas, algo pendencieras o pistoleras, el volumen refleja muy bien el estilo de ambos locutores, de tono enfático.

Enaltecen o condenan, nos reconvienen y, tras confirmar la justeza de sus opiniones, descansan. Saben que siempre estuvieron en el lado acertado; saben que siempre…

Ver la entrada original 366 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s